Print this post Print this post

Separatismo vs. Supremacismo

1,825 palabras

English original here

Nota del autor::

Yo escribí el siguiente ensayo, en junio de 2005. Aquella vez, se distribuyó en Internet bajo el seudónimo de Michael Meehan. Lo escribí en respuesta a una propuesta del libro de Edgar Steele “Racismo Defensivo”, del que me enteré a través de una revisión por Mike Polignano.

problema con esta crítica (y con la propuesta original de Steele) es que trata el tema de la partición como una especie de juego abstracto de estrategia, en el cual el poder de hacer ciertas cosas solamente cuando es asumido, por lo que la única pregunta, es de lo que es deseable.

En el mundo real, creo que es muy probable que un número de estados diferentes surgirá después de la caída de los Estado Unidos. Pero saldrán a través de la fuerza física, y sus límites serán determinados por la fuerza física. No habrá una negociacion de partición donde los políticos, los abogados, y los plutócratas beban a sorbos cócteles y decidan si Aztlan se debe mover un poco hacia el este.

Lo reimprimo aquí ya que tales discusiones abstractas todavía pueden ser moralmente clarificadas. Yo también creo que hay algunas buenas líneas. Además, incluso si es errónea, sigue siendo uno de los hijos bastardos de mi pluma que ahora desea ser reconocido.

Muchos Nacionalistas Blancos se describen a sí mismos como blancos “separatistas” en lugar de “supremacistas blancos”. El separatista cree que todas las razas tienen el derecho a sobrevivir, prosperar y seguir su propio destino, y esto requiere que cada raza ejerza la política de control sobre un territorio vital exclusivo, un etnoestado racial. El supremacísta, sin embargo, cree que su raza debe gobernar sobre las otras razas.

Hay mucho que recomendar del separatismo sobre la supremacía. El separatismo racial es la filosofía de “vive y deja vivir”. El separatismo parece más moral y más justo porque es justo para todas las razas. Bajo el separatismo, todas las razas conseguir las mismas oportunidades para crear las formas de vida que expresan sus distintas naturalezas biológicas y espirituales, libres de la interferencia de otras razas. El separatismo es el liberalismo clásico aplicado a las razas y no a los individuos. El liberalismo es, por supuesto, el “sentido común” de la cultura americana, que tiene un largo camino para explicar el atractivo del separatismo racial.

El separatismo a menudo apela a los sentimientos igualitarios mediante la adopción de la pretensión de que el separatista no sostiene que algunas razas son mejores que otras, sólo que son diferentes, y todos por igual tienen derecho a controlar su propio destino.

Creo que esta pretensión es ridículo. Cada raza sano piensa en sí mismo como superior a los demás, y no importa qué dimensión de comparación elija, uno de ellos siempre tendrá razón.

Apela al separatismo ecológico de mente, porque reconoce que el conflicto es inevitable cuando subespecies diferentes se ven obligados a ocupar el mismo territorio ecológico, y la única manera de poner fin a dicho conflicto es la separación de ambas partes o de la extinción de una de ellos, a través del mestizaje o el exterminio total. El separatismo es, por lo tanto, la mejor manera de preservar la diversidad biológica.

El separatismo es también la mejor manera de preservar la diversidad cultural. Cuando existen varias culturas en una misma sociedad, las diferencias culturales, inevitablemente darán lugar a fricciones y conflictos. Esta fricción puede conducir a dos resultados posibles: la división violenta de una sociedad multicultural en varias sociedades culturalmente homogéneas, o el desgaste gradual de las diferencias culturales, dejando un cultura degradada y homogeneizada, que esta relacionada con a una verdadera cultura como un pidgin (versión simplificada de un idioma) esta relacionado con un idioma genuino, es decir, es lo suficientemente bueno para la actividad económica y expresa lo basico, o simplemente, desea que todos lo tengamos en común, pero carece de un vocabulario para expresar algo más alto o más espiritual, todo lo que diferencia a un individuo o una cultura de otra.

El supremacismo es, por el contrario, profundamente antiliberal en espíritu. La supremacía quiere que su propia raza tenga su propia patria donde se tenga la libertad de controlar su propio destino. Pero negando la misma libertad a otras razas. Él quiere que su propia raza gobierne sobre los demás. Esta hegemonía no tiene por qué ser de explotación. Puede ser benigno, incluso paternalista y benevolente. Pero cualquiera que sea la forma que adopte, la supremacía racial niega que todas las razas tengan el mismo derecho a la libre determinación.

Considerada en abstracto, que el separatismo es más atractivo para mí que la supremacía. Estoy de acuerdo con mi amor por la diversidad natural y mi sentido del juego limpio. También estoy, francamente, asqueado por el sufrimiento y la crueldad que es inevitable cuando una raza o nación pretende conquistar y dominar a otra.

Pero al contemplar cómo los separatistas raciales proponen para hacer frente al caos actual multirracial en los Estados Unidos, me da que pensar.

Por ejemplo, Edgar Steele, en su libro reciente (2005) “El racismo defensivo”, prevé la división de los EE.UU. en la “Nueva América” de los blancos, “Aztlán” por mestizos, “Nueva África” para los negros, y “Nuevo Israel” para los Judios. (Tal vez podamos encontrar “Nueva Palestina”, para los millones de árabes, al lado de Nueva Israel). Otros han contemplado dar la Bahía de San Francisco y Hawai a los orientales y a los isleños del Pacífico.

Tenga en cuenta que estos planes de partición no prevén meras reservas étnicas, que son entidades no soberanas bajo el control del gobierno de EE.UU., seran completamente estados soberanos.

El principal problema de este esquema es que los nuevos etnoestados pondrían en peligro la seguridad de la patria blanca que rodean.

Si el área de la bahía de San Francisco se convierte en un enclave oriental, no tengo ninguna duda de que, después de un espasmo breve y brutal de limpieza étnica, que sería controlado por los chinos, y que en pocos años se convertiría en una enorme colonia roja china y base militar, con armas nucleares, en la costa oeste del continente norteamericano. Los chinos estarían entonces en condiciones de apoderarse de nuevos territorios ya sea mediante el chantaje nuclear o la agresión directa.

Si hubiera un nuevo Israel en el continente de América del Norte (sin duda, en la costa este), sería reducir el poder judío directo sobre los blancos,pero esto no pararía a los judíos de seguir difundiendo la suciedad y promover la decadencia entre nosotros. Además, ¿por que proporcionar a los judios otro territorio soberano desde el que pueden trazar sus estafas mundiales y al cual pueden huir cuando sus víctimas se levantan contra ellos?

Por último, a menos que Nueva Palestina este situada justo al lado de Nueva Israel, yo predeciría que los Judios de Israel se trasladarían en masa a Nueva Israel, con sus arsenales nucleares, biológicas y químicas con los que nos puede chantajear. Después de todo, Nueva Israel sería mucho más segura. El actual Israel tuvo que ser arrancada por la fuerza a sus habitantes originales, mientras que bajo el régimen de Nuevo Israel, los habitantes de los EE.UU. tomarían una porción del continente conquistado y civilizado con la sangre, el cerebro y fuerza física de sus parientes, de hecho uno de las partes más valiosas y regalarselo a los judios, que merecen otra cosa que una recompensa por su parasitismo y la demolicion de la nacion.

El etnoestado negro en el continente de América del Norte rápidamente seguir el curso de cualquier otro estado negro. La civilización construida por los blancos caería en la ruina en manos de los negros, que carecen de la inteligencia, la iniciativa, la previsión y el carácter moral necesario para crear o mantener la misma.

Una vez cedida a los negros, los estados enteros de la extinta EE.UU. se convertiría en un enorme Detroit. Dependiendo de donde las fronteras caería, veríamos magníficas ciudades como Savannah, Charleston y Nueva Orleans convertidas en paramos quemados. Habría caos, masacres y guerras civiles.

Horrorizados los corazón blandos de los blancos abririan sus billeteras para alimentar a los niños hambrientos y abririan sus fronteras a los refugiados miserables, y estaremos de vuelta donde empezamos.

Finalmente, un dictador saldría, un estadista caníbal como Idi Amin o el Emperador Bokassa, que se convertiría en un aliado natural de Nueva Israel o los chinos rojos, o ambas cosas, en presiónar sobre los blancos.

Un curso similar se siguiria en Aztlán. El sur de California y el Suroeste llegaría a ser justamente como los otros sucios, pobres, corruptos y violentos, de habla española, naciones mestizas en este hemisferio. A continuación, sus residentes se colarian a través de la frontera hacia la patria Blanca en busca de trabajo y limosnas.

Aunque a largo plazo, los intereses de Aztlan entrarían en conflicto con los de los chinos rojos, negros y judios, en el corto plazo serían aliados naturales en el saqueo y la desposesion de los blancos.

¿Y por qué no ellos?

Los defensores de la partición deben proponen lo siguiente. La nación más poderosa de la Tierra, con el arsenal militar más formidable en la historia, una nación que en generaciones pasadas sin piedad conquisto y civilizado una gran parte de este continente va a rendir sin luchar, algunos de sus territorios más ricos y bellos . Y para quién? Para un ejército de lavadores de platos y cortadores de cesped.

Cualquier persona tan cobarde nunca sería capaz de descansar segura detrás de las recién dibujadas fronteras de su etnoestado. “Si los blancos no estaban dispuestos a defender sus fronteras de antes”, nuestros enemigos razónaran “, ¿Por qué iban a defenderse ahora?” “Si ellos no estaban dispuestos a expulsar a los invasores antes, ¿Por qué iban a expulsarlos ahora?”

Y si los blancos estarían dispuestos a proteger sus fronteras y expulsar a los no blancos a partir de un etnoestado futuro, entonces ¿Por qué no hacerlo ahora?

Si un gobierno Pro-Blanco surgiera con el poder suficiente para dividir los EE.UU. en etnoestados separados, lo haría, ipso facto, también tienen el poder de expulsar a todos los no-blancos de los actuales EE.UU.. Esto, tal como yo lo veo, es la forma más realista y responsable de separatismo racial. (Excepto para los indios americanos y nativos de Hawai, para quien las reservas étnicas segregadas parece la solución justa.)

Ciertamente, no hay impedimentos prácticos para expulsiones masivas. Si fue posible que millones de personas viniesen aquí, es igualmente posible que tambien se marchen. Sea o no un gobierno Pro-Blanco tendría la voluntad política de hacer esto en un periquete.

Otra opción para el separatista es abandonar la idea de etnoestados soberanos a favor de un sistema de reservas separadas para los no blancos, reservas que podrían estar bajo autonomía interna, pero cuyas relaciones con el resto del mundo podría ser controlado por un gobierno blanco. Esto, sin embargo, sería la supremacía racial que los separatistas quieren evitar.

 

If you enjoyed this piece, and wish to encourage more like it, give a tip through Paypal. You can earmark your tip directly to the author or translator, or you can put it in a general fund. (Be sure to specify which in the "Add special instructions to seller" box at Paypal.)
This entry was posted in North American New Right and tagged , , , , , , , , . Both comments and trackbacks are currently closed.
  • Video of the Day:

  • Kindle Subscription
  • Our Titles

    The Eldritch Evola

    Western Civilization Bites Back

    New Right vs. Old Right

    Lost Violent Souls

    Journey Late at Night: Poems and Translations

    The Non-Hindu Indians & Indian Unity

    Baader Meinhof ceramic pistol, Charles Kraaft 2013

    The Lightning and the Sun

    Jonathan Bowden as Dirty Harry

    The Lost Philosopher, Second Expanded Edition

    Trevor Lynch's A White Nationalist Guide to the Movies

    And Time Rolls On

    The Homo & the Negro

    Artists of the Right

    North American New Right, Vol. 1

    Forever and Ever

    Some Thoughts on Hitler

    Tikkun Olam and Other Poems

    Under the Nihil

    Summoning the Gods

    Hold Back This Day

    The Columbine Pilgrim

    Confessions of a Reluctant Hater

    Taking Our Own Side

    Toward the White Republic

    Distributed Titles

    Carl Schmitt Today

    A Sky Without Eagles

    The Way of Men

    Generation Identity

    Nietzsche's Coming God

    The Conservative

    The New Austerities

    Convergence of Catastrophes

    Demon

    Proofs of a Conspiracy

    Fascism viewed from the Right

    The Wagnerian Drama

    Fascism viewed from the Right

    Notes on the Third Reich

    Morning Crafts

    New Culture, New Right

    An eagle with a shield soaring upwards

    A Life in the Political Wilderness

    The Fourth Political Theory

    The Passing of the Great Race

    The Passing of a Profit & Other Forgotten Stories

    Fighting for the Essence

    The Arctic Home in the Vedas

    The Prison Notes

    It Cannot Be Stormed

    Revolution from Above

    The Proclamation of London

    Beyond Human Rights

    The WASP Question

    Can Life Prevail?

    The Jewish Strategy

    The Metaphysics of War

    A Handbook of Traditional Living

    The French Revolution in San Domingo

    The Revolt Against Civilization

    Why We Fight

    The Problem of Democracy

    Archeofuturism

    The Path of Cinnabar

    Tyr

    Siege

    On Being a Pagan

    The Lost Philosopher

    The Dispossessed Majority

    Might is Right

    Impeachment of Man

    Gold in the Furnace

    Defiance