Print this post Print this post

El peso de Hitler, 2014

AdolfLeni2,400 words

English original here

Adolf Hitler nació el 20 de abril de 1889. Cada 20 de abril, las páginas web de nacionalistas blancos inevitablemente ven un incremento de discusión y debate sobre la figura de Hitler y su legado. Las posiciones generalmente varían entre dos polos: Hitler es el problema y Hitler es la solución.

La afirmación de que Hitler es el problema es básicamente el rechazo al peso intolerable de la culpa por asociación. Hitler es el hombre más odiado en toda nuestra judaizada cultura. De hecho, odiar a Hitler es el único juicio moral que no es estigmatizado por los relativistas modernos de la moral. La única moral absoluta estándar que se nos permite es Hitler, la encarnación del mal, y todos los males menores son malos al ser “como Hitler” – que en definitiva significa que toda la gente blanca es malvada debido a nuestro parentesco con él.

El argumento de que “Hitler es el problema” se reduce a esto: Si tan sólo Hitler no hubiera empezado la Segunda Guerra Mundial, matado seis millones de judíos, y haber tratado de conquistar el mundo, el Nacionalismo Blanco tendría buena prensa y quizás lograría avanzar en el plano político. Hitler es la razón porque el realismo racial, la eugenesia, control inmigratorio, y el nacionalismo fueron desacreditados en los ojos de los blancos alrededor del mundo. Por lo tanto si el Nacionalismo Blanco es de tener alguna chance de cambiar el mundo,  necesitamos condenar y repudiar ritualmente a Hitler y todo por lo que él lucho, como también a sus seguidores actuales.

Encuentro estos argumentos moralmente despreciables y políticamente ingenuos.

Es despreciable, porque es esencialmente un intento de ganarse el favor con nuestros enemigos y mimar a los ignorantes y tontos al tirar a un hombre blanco leal bajo el colectivo. Y no se equivoquen: Adolf Hitler, cualquiera que sean sus fallas, fue un hombre blanco leal que luchó y murió no sólo por Alemania, sino por nuestra raza entera.

Culpar a Hitler también es moralmente obsceno porque absuelve una gran cantidad de villanos que son los verdaderos arquitectos de la perdición de nuestra raza: los comerciantes de esclavos y dueños de plantaciones que introdujeron a los negros en estados unidos; los magnates ferroviarios y otros plutócratas que trajeron a los orientales a nuestras costas, los traicioneros capitalistas que están destruyendo la clase blanca y media trabajadora al importar mano de obra no-blanca (legal o ilegal) y enviar trabajos estadounidenses al Tercer Mundo, los igualitarios que no han dudado en derramar océanos de sangre blanca para promover la igualdad política y moral de los no-blancos –y por supuesto cada político que ha trabajado de acuerdo a todos estos mandatos.

La culpa también debe ser marcada sobre la comunidad judía organizada que utiliza su control sobre los medios de entretenimiento y difusión, educación, y las profesiones, así como también una vasta riqueza, para corromper todos los aspectos de las políticas, negocios, y cultura norteamericana y desarrollar y promover el multiculturalismo, la inmigración en masa de no-blancos, mestizaje, integración racial, y una cultura venenosa de auto-odio en los blancos y truculencia no-blanca.

Culpar a Hitler también es políticamente ingenuo. Nuestra raza no se encamino a su destrucción cuando Hitler fue elegido Canciller de Alemania en 1933. El problema empezó mucho antes de eso, pero el verdadero punto de cambio empezó en 1880 con la inmigración de millones de judíos del  Este de Europa a Estados Unidos. Un país que no era cultural y políticamente capaz de entender y contener la amenaza que ellos eran. Para el año 1917, la comunidad judía organizada – operando alrededor de Woodrow Wilson – tenía suficiente poder para meter a Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial como quid pro quo por el Tratado de Balfour del Imperio Británico, que marcó el camino para la fundación del Estado de Israel.

Cuando los judíos llegaron a América en masse, encontraron en general gente inocente y confiable y sólo las más débiles barreras para su ascenso a la riqueza y el poder. ¿Y qué gratitud tuvo la comunidad judía con el país y el pueblo? Al momento que pudieron, cambiaron la vida de 116,000 hijos de los confiables americanos, además el sufrimiento de 205,000 jóvenes más que fueron heridos, algunos de ellos de forma indescriptible más la angustia mental sufrida por diez millones de soldados y su seres queridos, más los años robados de sus vidas de 10 millones de soldados y de todos aquellos que trabajaron para apoyarlos, más los no contados millones de europeos que sufrieron y murieron porque estados unidos al entrar en la guerra la prolongó – todo en orden de ganar una promesa británica que le permitiera a los judíos desplazar a los árabes de palestina y fundar el estado judío.

Este fue un momento crucial de la historia mundial. En los Estados Unidos, se volvió claro que los blancos perdieron el control de su propio destino y paso a mano de los judíos, y desde entonces, los judíos han podido utilizar su hegemonía dentro de EEUU para tomar control de los destinos de las naciones blancas alrededor del mundo y llevar más y más de ellas al camino de la extinción.

No, su control no era absoluto. En 1924, los americanos blancos pasaron una restricción a la inmigración. Pero  para 1941, los judíos y sus aliados llevaron a EEUU a otra Guerra Mundial,  en los 50’s y 60’s dirigieron, financiaron y controlaron al movimiento de derechos civiles;  y para el 65, después de más de 40 años de hacer lobby, los judíos fueron actores esenciales en abrir las fronteras de EEUU a la inmigración no-blanca.

Si Hitler nunca hubiera sido elegido Canciller, si la guerra nunca hubiera pasado, los judíos habría de todas formas hecho lobby para las fronteras abiertas; habrían promovido de todas formas el multiculturalismo, feminismo, y generalizado la decadencia cultural; hubieran de todas formas promovido el negacionismo racial pseudocientífico, el igualitarismo racial, y la integración racial; indiferentemente hubieran corrompido nuestro sistema político a razón de intereses judíos por sobre los intereses americanos. ¿Cómo sé esto? Porque ya lo estaban haciendo mucho antes de que Hitler llegara al poder.

Los judíos están promoviendo las condiciones que lideran el genocidio de la raza blanca. No están haciendo esto por “defensa personal” contra las agresiones de Hitler, debido a que lo estaban haciendo cuando Hitler era un soldado común en la Gran Guerra. Así es, la verdad es que Hitler hizo lo que sea que haya hecho en defensa propia frente a la agresión judía – la misma agresión judía que sufrimos hoy de forma intensificada.

El argumento de “culpar a Hitler” comete lo que me gusta llamar la falacia de “una sola cosa”. La forma en que alguna gente habla, Adolf Hitler es la única cosa en el medio de nuestro camino a la victoria. Si sólo se hubiera dedicado a ser pintor, estaríamos viviendo en una República Blanca hoy mismo. Pero la historia no es tan simple. La historia es el resultado de billones de factores casuales interactuando los unos a los otros. Por lo tanto, las chances de que “una sola cosa” fuera responsable por fenómenos históricos de gran escala, buenos o malos, nunca sucede.

Un ejemplo de esta falacia es la falsa cita atribuida a Benjamin Franklin que flota en los círculos de Derecha. De acuerdo a esta leyenda, Franklin afirmó que América necesitaba excluir a los judíos desde el principio, sino esa sola cosa descompondría  nuestro perfecto sistema político y cultura.  Este tipo de pensamiento es atractivo porque simplifica considerablemente las cosas y nos ahorra de la necesidad de reflexionar sobre los problemas más amplios, más profundos y sistemáticos que nos pueden implicar también.

Culpar a Hitler es tan solo otra forma de culparnos a nosotros mismos por nuestra vigente declinación racial. Desvía la atención de los verdaderos culpables –traidores blancos y extranjeros – y reemplaza el justo odio a nuestros enemigos con un desmoralizante auto-reproche y auto-duda. El odio motiva la acción. El reproche promueve pasividad. De forma que nuestra marcha hacia la desaparición continua ininterrumpida.

Los Nacionalistas Blancos que sienten que Hitler es un peso en nuestra causa necesitan reconocer que condenarlo ritualmente en su cumpleaños no hace bien alguno. Hitler está muerto y no puede ser dañado.  Y todavía hay goyims preseleccionados para la extinción. Lo único que ha cambiado es su propio status moral. Ellos habrán ganado la estima de tontos y granujas, pero hombres mejores los ven como ignorantes y viles. ¿Qué bien trae la amistad de los corruptos y cobardes si el costo es la perdida de la amistad de los honorables y honestos?

¿Cómo puede, entonces, uno aliviar el peso de “Hitler” – el Hitler de la propaganda anti-blanca? Si una persona daña tu auto, insultarlo puede sentirse bien, pero la única forma de arreglarlas cosas es con una suerte de compensación.

¿Cómo puede Hitler compensarnos por el peso de “Hitler”? Todo lo que nos tiene para ofrecer el día de hoy es conocimiento. Entonces si podemos aprender algo de Hitler que de hecho ayude a nuestra raza, eso al menos contribuiría a aliviar o levantar el peso de “Hitler”. Si realmente crees que “Hitler” está pisando al hombre blanco, entonces levanta a Hitler: lee Mein Kampf, Hitler’s Table Talk, etc. Y observa si puedes obtener algunas verdades útiles.

Hay mucha verdad ahí: sobre raza, historia, la cuestión judía, filosofía política, economía, cultura, religión y el  callejón sin salida del liberalismo burgués y el conservadurismo. Mein Kampfestá lleno con consejos prácticos sobre la organización política radical y propaganda que es útil hasta el día de hoy.

Hitler tenía razón sobre otras cosas también: Las ideas detrás del Nacional Socialismo puede que sean Universal y Eternamente Verdad, pero el Movimiento Nacional Socialista –su plataforma política, simbolismo, y otras formas exteriores- son productos de un tiempo y lugar particular. Por lo tanto las personas que se visten como S.A. en el presente en EEUU sólo tienen un entendimiento superficial de las enseñanzas de Hitler. Hoy en día, un verdadero seguidor del Líder se vestiría tan americano como el pastel de manzana. Los Nacionalistas Blancos deberían apuntar a ser actores políticos, no simples recreadores.

La Nueva Derecha Norteamericana parte, sin embargo, el camino con Hitler en un punto fundamental: él quería reducir a los hermanos Europeos, especialmente a loes Eslavos, colonizar pueblos, lo que contradice el principio básico del etnonacionalismo. La Nueva Derecha se mantiene sobre un etnonacionalismo para todas las naciones, y rechazamos el totalitarismo, el imperialismo, y el genocidio de la Vieja Derecha.

La Segunda Guerra Mundial fue, por supuesto, una catástrofe humana. Pero Adolf Hitler no fue el único ni el principal responsable de esa guerra. Se necesita un mundo para hacer una guerra mundial. Los intentos de Hitler de llevar las poblaciones alemanas oprimidas al Reich fueron aplicaciones completamente legítimas del principio etnonacionalista.

Fue trágico que Polonia fuera gobernada por criminales que deseaban aferrarse a la ciudad alemana de Danzing. Pero Hitler empezó una guerra con Polonia. Fueron los británicos y franceses los que le declararon la guerra a Alemania, llevando a una conflagración mundial. El hecho de que no le declararan también la guerra a la USSR, que también invadió Polonia, muestra que su interés con la independencia Polaca no fue más que un pretexto hueco usado para atizar la intransigencia polaca en orden de disminuir la posibilidad de un acuerdo negociado e incrementar las chances de guerra.

Uno no puede justificar cada acción llevada a cabo en una guerra, pero los Alemanes no cometieron crímenes que los Aliados no hayan igualado o superado.

Por Operación Barbarossa contra la Unión Soviética, hay evidencia creíble  que los Sovieticos, buscando ganar ventaja por la guerra en el Oeste, se prepararon para lanzar una invasión masiva a toda Europa del Oeste en algún momento de 1941. Los soviéticos ya habían invadido Finlandia, Rumania y los países bálticos, como también Polonia, en 1939 y 1940. Tal ataque en el Oeste era, por supuesto, una consecuencia previsible de la guerra que aparentemente nunca entró en los cálculos de los británicos y franceses.

Hitler y sus compañeros del Eje se adelantaron a esa invasión y casi destruyeron la Unión Soviética, que sobrevivió debido en gran parte a la ayuda americana. Aunque el Eje fue derrotado y Stalin conquistó Europa Central y del Este, fue sólo por la titánica lucha y sacrificio que Hitler, el pueblo Alemán, y sus compañeros del eje que toda Europa occidental no fue consumida por el Comunismo. Adolf Hitler fue, en pocas palabras, el salvador del Occidente.

Les recomiendo que agarren algunos libros sobre Hitler y La Segunda Guerra Mundial, así no caen en la trampa de discutir en términos absurdos como “Hitler comenzó la guerra” y “Hitler quería conquistar el mundo”. Empieza con el magnífico libro de R. H. S. Stolfi Hitler: Beyond Evil and Tyranny. Seguido por Churchill, Hitler, and “The Unnecessary War: How Britain Lost Its Empire and the West Lost the World.” de Patrick Buchanan. También miraría  de A. J. P. Taylor Los Orígenes de La Segunda Guerra Mundial. Y estén asegurados de leer de David Irving la apasionante y repleta de hechos compilación en un solo volumen de The War Path Hitler Wars en Hitler’s War and the War Path. Investigadores menores rutinariamente los saquean, así que es mejor directamente ir a la fuente. (También, para apreciar los trabajos de paz de Hitler, lean de Frederic Spotts Hitler and the Power of Aesthetics, que es mi libro favorito sobre Hitler).

No creo que el progreso del Nacionalismo Blanco en el Siglo XXI requiera la rehabilitación de Hitler y del Tercer Reich, que en cualquier caso sería una labor infinita de los académicos y una distracción de los activistas políticos. Pero cuando los clichés históricos son tirados hacia nosotros regularmente cual granadas, cada adulto responsable debe tener el conocimiento básico necesario para desactivarlas. No necesitamos ser doctores del revisionismo, pero deberíamos poder aplicar algunos primeros auxilios en el campo de batalla.

Quizás la cosa más subversiva que uno puede hacer sobre Adolf Hitler es simplemente ignorar a aquellos que lo odian o lo aman ciegamente y en lugar discutirlo racional y objetivamente, como cualquier otra figura histórica. Si siguen este consejo, les garantizo que la carga pesada de “Hitler” empezará a desaparecer lentamente.

Pero quizás también puedan descubrir que el peso de pensar que “Hitler” estaba equivocado sea nada en comparación con el peso de creer que Hitler tenía razón.

 

If you enjoyed this piece, and wish to encourage more like it, give a tip through Paypal. You can earmark your tip directly to the author or translator, or you can put it in a general fund. (Be sure to specify which in the "Add special instructions to seller" box at Paypal.)
This entry was posted in North American New Right and tagged , , , , , , , , , , . Both comments and trackbacks are currently closed.
    Kindle Subscription
  • EXSURGO Apparel

    Our Titles

    Confessions of a Reluctant Hater (2nd ed.)

    The Hypocrisies of Heaven

    Waking Up from the American Dream

    Green Nazis in Space!

    Truth, Justice, and a Nice White Country

    Heidegger in Chicago

    The End of an Era

    Sexual Utopia in Power

    What is a Rune? & Other Essays

    Son of Trevor Lynch's White Nationalist Guide to the Movies

    The Lightning & the Sun

    The Eldritch Evola

    Western Civilization Bites Back

    New Right vs. Old Right

    Lost Violent Souls

    Journey Late at Night: Poems and Translations

    The Non-Hindu Indians & Indian Unity

    Baader Meinhof ceramic pistol, Charles Kraaft 2013

    Jonathan Bowden as Dirty Harry

    The Lost Philosopher, Second Expanded Edition

    Trevor Lynch's A White Nationalist Guide to the Movies

    And Time Rolls On

    The Homo & the Negro

    Artists of the Right

    North American New Right, Vol. 1

    Forever and Ever

    Some Thoughts on Hitler

    Tikkun Olam and Other Poems

    Under the Nihil

    Summoning the Gods

    Hold Back This Day

    The Columbine Pilgrim

    Confessions of a Reluctant Hater

    Taking Our Own Side

    Toward the White Republic

    Distributed Titles

    Tyr, Vol. 4

    Reuben

    The Node

    Axe

    Carl Schmitt Today

    A Sky Without Eagles

    The Way of Men

    Generation Identity

    Nietzsche's Coming God

    The Conservative

    The New Austerities

    Convergence of Catastrophes

    Demon

    Proofs of a Conspiracy

    Fascism viewed from the Right

    Notes on the Third Reich

    Morning Crafts

    New Culture, New Right

    The Fourth Political Theory

    Can Life Prevail?

    The Metaphysics of War

    Fighting for the Essence

    The Arctic Home in the Vedas

    Asatru: A Native European Spirituality

    The Shock of History

    The Prison Notes

    Sex and Deviance

    Standardbearers

    On the Brink of the Abyss

    Beyond Human Rights

    A Handbook of Traditional Living

    Why We Fight

    The Problem of Democracy

    Archeofuturism

    The Path of Cinnabar

    Tyr

    The Lost Philosopher

    Impeachment of Man

    Gold in the Furnace

    Defiance

    The Passing of a Profit & Other Forgotten Stories

    Revolution from Above