- Counter-Currents Publishing - https://www.counter-currents.com -

“¡Tengo lo mío, compañero!”
No-blancos Contra la Inmigración

TrumpWall [1]614 words

English original here [2]

Más allá de su personalidad fuerte, una razón posible por las cuales las encuestan dan a Donald Trump mejor que a cualquier otro republicano entre los votantes negros y latinos –es decir, ciudadanos, no inmigrantes ilegales- es que ellos creen que realmente Trump construirá una pared en la frontera mexicana y deportará millones de inmigrantes ilegales, la mayoría de ellos mestizos de América Latina. 

Los negros puede que sean tontos, pero no son estúpidos. ellos ven que los inmigrantes ilegales latinos les quitan trabajo y beneficios sociales. Incluso los latinos, especialmente los inmigrantes legales, saben que la inmigración ilegal está creando una respuesta negativa generalizada contra todos los inmigrantes, una respuesta negativa que ellos ya han sufrido debido a la amplia suposición de que cada latino está aquí ilegalmente. Además, los latinos se dan cuenta que más inmigración socava sus sueldos y beneficios, así como su llegada daña los intereses económicos de los estadounidenses que están desde antes que ellos.

La Izquierda anti-blanca espera –y la Derecha pro-blanca teme- que los no-blancos apoyarán más inmigración no-blanca en forma de solidaridad y votarán en conjunto como un bloque anti-blanco. Pero esto ignora dos factores.

Primero, la solidaridad entre los no-blancos y con cualquier otro grupo no-blanco es más débil que su solidaridad con sus propios grupos étnicos. Es decir, la mayoría de los negros ve a los hispánicos como amenazas concretas a sus intereses económicos en lugar de aliados potenciales contra los blancos. Los hispánicos resienten el estatus de los negros como grupo minoritario totémico privilegiado por los liberales blancos.

Segundo, la vasta mayoría de los inmigrantes viene por razones económicas, y los migrantes económicos comparten un perfil en común: son más desarraigados, menos etnocéntricos, y más motivados por la prosperidad material que por aquellos que han quedado en casa. Esta es una de las explicaciones de como el bajo etnocentrismo y la solidaridad racial de los estadounidenses blancos, y los mismos procesos de selección trabajan con los inmigrantes no-blancos. Así muchos inmigrantes probablemente pongan sus propios bolsillos por sobre la solidaridad racial si ven beneficios personales inmediatos al cortar la inmigración ilegal.

Por supuesto, el proceso de selección descrito previamente no se aplica exactamente a los negros, debido a que sus ancestros vinieron voluntariamente, o para las tribus indígenas de estados unidos.  Pero ambos de estos grupos todavía tienen intereses económicos al excluir nuevos inmigrantes. Además, los negros pueden que sientan solidaridad con los recientes inmigrantes negros, pero son un pequeño porcentaje de inmigrantes, legales o ilegales, y genuinamente los amerindios son una población políticamente insignificante.

Esto quiere decir que hay una base para crear un bloque anti-inmigración “tengo lo mío, amigo” entre los no blancos, tanto para los hace tiempo establecidos como para los recién llegados. Trump puede atraer a estos votantes precisamente porque él es un nacionalista cívico estadounidense, no un Nacionalista Blanco. Si Trump fuera un Nacionalista Blanco, él estimularía a los no-blancos en unirse sobre líneas nacionales y étnicas contra él. No son sólo neuróticos judíos teniendo viajes de los vapores del Zyklon. Puede que haya un método a su locura.

Aunque Trump no es un Nacionalista Blanco, aún puede ser de ayuda a nuestra causa. Al construir un muro y deportar millones de inmigrantes ilegales, Trump puede que posponga por décadas el declive de los blancos hacia el estatus de minoría. Eso le daría a los Nacionalistas Blancos más tiempo de concentrarnos y trabajar en conjunto, lo que hace más posible que tengamos algún día una República Blanca en EEUU. Si Donald Trump puede persuadir a los no-blancos que eso pase, bueno, esa sería una de las ironías de las cuales la historia está hecha.